Si no me conoces. Ésta soy yo.

Soy Periodista licenciada por la Universidad de Navarra.  Desde hace más de 30  años trabajo en medios de comunicación: prensa, radio , televisión y gabinetes de comunicación.  Los últimos 10  los he compatibilizado con la comunicación corporativa.

He sido guionista, redactora, presentadora de televisión, jefa de pequeños equipos, directora de programas, directora de canales temáticos y Directora General de uno más grande. He tenido que hablar en público desde  que empecé en esta profesión; unas veces delante de una cámara y otras  delante de un auditorio, en la universidad también como profesora, en un comité de dirección, en un reunión mixta con sindicatos,  con un cliente y con un proveedor, como miembro  de un Consejo de Administración y ante  una Comisión Parlamentaria.

Sé todo lo que ocurre en esos  entornos y la tensión que produce esas presentaciones.

Carmen Santos Garaicoechea

Mi Trabajo

HABLAR EN PÚBLICO sigue produciendo miedo escénico  por una falta de entrenamiento en el currículo educativo. En mi centro escolar, el Liceo Francés de Bilbao, todas y todos debíamos  hacer  presentaciones frente a nuestros compañeros, cantar, recitar y hasta bailar. Así es que con 14 años yo ya había perdido el sentido del ridículo propio de esas edades. (No de la prudencia).

Sin embargo os puedo asegurar que todos somos capaces de hacerlo con soltura y con eficacia. Incluso ¡con mucho gusto! Porque  comunicarse bien y comprobar que somos efectivos en esa  comunicación …ENGANCHA.

Me he convertido así en una buena “ENTRENADORA”. No me  refiero al deporte pero sí a una actividad muy estimulante, yo la considero así;  se trata de capacitar a los profesionales para comunicar con fluidez, con facilidad,  con efectividad , sin tensiones, sin terrores… sobre su trabajo, sobre cuáles son sus objetivos,  su plan de negocio, qué debe conocer su posible socio, su cliente, su defendido, su paciente…

CÓMO lo hago: enseño a usar las palabras,  los conceptos, los argumentos dentro de unos marcos de valores . Enseño cómo aprovechar nuestro lenguaje y nuestra capacidad de comunicación para obtener  resultados, para modificar algo en el receptor, en la audiencia que  nos escucha.

No se trata solo de hablar y hablar bien sino  de que ese discurso produzca un efecto,  el efecto deseado.

Hay que aprender a persuadir, “conquistar”,  seducir con nuestro mensaje.

Llegar a ese punto no fue muy complicado para mi. Me apasiona la comunicación y siempre he estado al otro lado de la mesa haciendo preguntas, buscando la información para hacérsela llegar al espectador. Pero sí puedo identificar un momento de mi carrera profesional como definitivo, decisorio para iniciar esta especialidad en Oratoria.

Fue el tiempo en el que dirigí el programa TELE EMPLEO. En el plató se producía cada semana un casting de más de 50 personas que, unos  en busca de un empleo convencional como ingenieros o fontaneros , otros intentando hacerse un hueco en el mundo del artisteo: danza, patinaje artístico, buceo,  adiestramiento de serpientes, danza del vientre,  venta de segunda mano, cante , baile o lo que fuere nos imploraban un poquito de ayuda para construir su mensaje, el de ese minuto de gloria (por pura necesidad o por  alimentar su ego)  que les ofrecía la televisión pública autonómica y que siempre concluía como un mantra: “…Si están interesados, llamen al teléfono que aparece en pantalla”

APRENDÍ A MARCHAS FORZADAS .  Aprendí, porque de verdad quería ayudarles  a construir un mensaje efectivo.  Y disponía de   5 minutos en los que les miraba a los ojos, les escuchaba y creaba su  pequeño discurso; las tres frases que les harían conquistar ese lugar en el mundo que les correspondía, el que llevaban tanto tiempo soñando.

Y allí acuñe mi lema: Ocupa el lugar que te corresponde.  Yo te ayudo.

El programa funcionó tan bien que obtuvo un premio Ondas, una Antena de Oro y muchas otras glorias para todo un equipo… También para mi fue un momento profesional glorioso. Muchas empresas me requirieron para  entrenar a sus directivo. Siempre hombres.  Estaba pendiente aún  un  salto cualitativo de las mujeres profesionales. Hablamos de  los años 90. Ahora son precisamente ellas mi principal cliente.

Después me sirvió y mucho para trabajar con los deportistas  del REAL MADRID siendo directora de  Real Madrid TV; con los de élite del primer equipo y  con centenares de criaturas  que pueblan la Ciudad Deportiva de  Valdebebas vestidas de blanco; fue  una iniciativa   de formación que le propuse al entonces director de la cantera  José Miguel González, Míchel, y que él apoyó con entusiasmo.

Como directora de Servicio Público y  Eventos especiales en TELEMADRID  fui la responsable con un pequeño equipo de preparar todos los materiales para las comparecencias del Director General en la Asamblea.  Luego yo misma tuve que hacerlo en otro entorno e idéntico contexto también como Directora General, tanto en la Asamblea como en el Consejo de Administración del que formaba parte.

En este tiempo hablar en público ha formado parte de mi desempeño profesional, incluso en  entornos políticos, comisiones parlamentarias, grupos de trabajo con los medios, foros, encuentros, universidades…

Enseñar a hablar en público es a lo que me dedico en este momento junto  a mis colaboraciones en Comunicación Corporativa y Audiovisual.

Lo que NO soy es coach. Yo entreno en el cuerpo a cuerpo. Y  te aseguro que con éxito.

Testimonios

En la escarcha de mi invierno y con la cabeza enharinada, agradezco los sabios, pacientes y reiterados consejos de Carmen Santos, que me permiten hilvanar un monólogo.
Gracias a su pedagógica maestría he logrado esta cima: antes, me comía las palabras. Ahora también, pero las sazono.

Abraham García. Viridiana.

¿Hablamos?

¿Necesitas apoyo para mejorar tus presentaciones públicas y crees que te puedo ayudar?

Contacta Conmigo